La bolsa portuguesa está totalmente desmarcada de la corriente general alcista europea con una bajada del 1,2%.
 
El motivo según informa Reuters para variar son los bancos.
 
Y es que BPI y Millennium bajan 6% más o menos. Y todo ello tras la no consecución de acuerdo entre la Caixa y el inversor angoleño Dos Santos sobre BPI. Millennium baja por contagio y porque se pensaba que dos Santos usaría el dinero de la salida de BPI en este otro banco.
 
Se cree que las conversaciones pueden volver pero de momento las ventas son duras y han arrastrado a la bolsa portuguesa.
 
La cuestión está en que la capacidad de la banca periférica para hacer daño a los índices generales parece aún muy amplia. Cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar.

Igualmente hay que recordar que el actual gobierno portugués no goza del beneplácito de los mercados.