Los bonos portugueses están empeorando claramente y suben 7 puntos básicos al 3,90%