La presentación de su PIB del Q1 ha sentado fatal al mercado porque todos los ojos están puestos en ella por su salida del programa de rescate y un supuesto camino despejado hacia la recuperación económica.

El susto es mayúsculo porque no sólo no ha crecido sino que ha destruido parte del camino andando, pues en el Q1 recae -0,7%, mucho peor que el +0,2% anterior y que el +0,6% anterior.

En la interanual tenemos un crecimiento del +1,2%, peor que el +2,1% esperado desde el +1,7% anterior.