Vean este gráfico….
 
c1

 
Ya sé lo que me van a decir: desde el output-gap y elevado desempleo hasta la incertidumbre económica/financiera/política. Todos estos potenciales argumentos son válidos. Y de hecho, quizás lo correcto sea hablar de todos ellos de forma conjunta sin poder determinar cuál es el más relevante.
 
Pero, lo que sí sabemos es que sistemáticamente los economistas nos hemos equivocado al anticipar la recuperación de los salarios. Cuando el error cometido ha sido menor al predecir el comportamiento del empleo….
 
c2

 
¿Y si intentáramos concretar la importancia de cada factor? Esto es lo que ha intentado el ECB en su último Informe mensual. Los resultados serían…
 
c3

 
Slack e inflación: aquí tienen los principales culpables del bajo crecimiento salarial.
Al final, en el primer caso también podemos hablar de las reformas estructurales que han podido aumentar la sensibilidad de los salarios a las tasas de desempleo. En el segundo caso, la inflación pasada, sin duda ha influido de forma decisiva la caída de los precios externos.
En menor medida, la baja productividad marginal del nuevo empleo creado también ha podido limitar el crecimiento salarial.
 
Naturalmente, el tiempo debería ir suavizando todos estos factores hasta propiciar una recuperación más intensa de los salarios.
Como decía ayer mismo Constancio, hace falta darle tiempo a las medidas monetarias expansivas en un contexto de progresiva recuperación económica internacional para que comencemos a ver efectos positivos. Se refería a la inflación, aunque probablemente pensaba en los salarios. Veremos.
 
José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España