Pues conforme pasan los minutos parece más claro, veamos. Por un lado el euro baja un simple 0,38% algo totalmente anecdótico cuando se hablaba ayer de que abriría bajando 300 puntos. Por otro lado el empeoramiento de la deuda periférica no se puede calificar de grave. El futuro del Dax baja 2,75% desde el -5% de esta mañana. Las causas que citan los expertos son estas:


1- Nadie quiere arriesgarse a que le pillen en contra una vez puesto cortos, medidas serias del BCE. De momento esta mañana ya se ha visto que el Banco central suizo intervenía en el mercado de divisas, comprando euros y vendiendo francos suizos. El BCE podría hacer intervenciones de mucha mayor magnitud.  Además tiene la QE. El BCE puede ponerse a comprar bonos hasta que se aburra...y puede tomar muchas otras medidas, que nadie le va a reprochar en estas circunstancias. El poder del BCE hoy por hoy es muy fuerte.

2- El mercado cree que aún no se puede dar por perdida la batalla del acuerdo. Y aunque sea un poco frívolo, estas cosas son más útiles de lo que parece...Las casas de apuestas británicas están dando un 70% de posibilidades de que sale el SI en el referendum griego del sábado. Si el mercado cree que va a salir el sí...realmente el mercado cree que no llegará la sangre al río

3- Realmente todo este desastre griego podría darse el caso que ya se hubiera descontado por anticipado o simplemente que todas estas cosas dentro de la gravedad, ya no son como antiguamente, y se considera el caso griego como uno más aislado. De ahí que a la bolsa griega si que se le esté castigando, porque aunque no habrá hoy, su ETF va camino de abrir en EEUU cayendo el 17%. Aunque realmente con las dos primeras razones ya tenemos más que de sobra, sobre todo con la primera.

Aún es muy pronto para estar seguros de nada, pero esto puede retroalimentarse, pues si el mercado viera que no era tan terrible, puede debilitar mucho el botón nuclear griego, y descontar cesiones por su parte. De todas formas, habrá que esperar.