Pues como casi siempre no lo hace porque sí. Hay factores fundamentales de peso tras el movimiento.

Por un lado ayer por la noche, como todos los martes, se dio el dato de inventarios que facilita el Instituto Americano del petróleo. que dio un incremento brutal de las reservas de nada menos que 12,2 millones de barriles cuando se esperaban 3,4 millones.

Esto ha puesto en guardia a los operadores que no esperan nada bueno del dato de inventarios más importante, el de la EIA que se dará hoy a las 16h30 hora española.

Además el mercado sigue temiendo que el acuerdo nuclear con Irán que está siendo tan celebrado en foros políticos, suponga tarde o temprano por el levantamiento de sanciones una entrada de 1 millón de barriles diarios al mercado. En un mercado ya de por sí totalmente saturado.

También se dio ayer el dato de producción de petróleo de Arabia Saudita, de marzo, y no ha gustado 10,3 millones barriles, nuevo récord histórico, y según el ministro de petróleo, Ali al Naimi, va a permanecer en el entorno de los 10 millones de barriles diarios. Además dejó claro, que estarían dispuestos a influir para mejorar el precio del petróleo, pero sólo si los países de fuera de la OPEP se unen al esfuerzo, en clara alusión a EEUU y su producción de crudo no convencional.

Hay que recordar que como factores fundamentales alcistas, están los conflictos armados entre Arabia Saudita y Yemen, con Irán entre bambalinas, y el hecho de que ayer Arabia Saudita subiera por primera vez en mucho tiempo los precios a sus compradores asiáticos.