El indicador composite da la mejor lectura desde mayo de 2011, muy buena señal. Sube de 53,6 a 54,1 y cuando se esperaba 53,5. Parece que el crecimiento se acelera en la eurozona.

El indicador de empleo composite sin embargo baja de 52,3 a 51,9.

PMI de servicios sube de 53,.8 a 54,4 cuando se esperaba 53,6. Atención porque también es el mejor dato desde mayo de 2011.

PMI de manufacturas sube de 52,2 a 52,5 cuando se esperaba 52,2, mejor dato desde abril de 2014.

Realmente unas cifras sólidas, que parecen mostrar que el crecimiento mejora y que el efecto de la QE se empieza a notar. Bueno para las bolsas europeas y para el euro y malo para el bund.