PMI de servicios sube de 50,4 a 51,1 cuando se esperaba 50.

PMI de manufacturas baja de 47,8 a 46,5 cuando se esperaba 47,8.

Dato mixto, menos mal que ha salido ese dato de servicios porque el de manufacturas es para echarse a llorar.

Parece que no mejoran pero al menos se estabilizan.

El indicador composite que combina ambos sube de 49,4 a 50 justos, en la frontera entre la contracción y la expansión, vamos con pinta de anticipar crecimiento nulo.