Cuando uno piensa en ese infierno helado a temperaturas por debajo de los 200 grados bajo cero como es Plutón puede llegar a la conclusión que su mitológico nombre le viene como anillo al dedo. Plutón es el nombre romano del Dios Hades, Dios de los muertos. Hijo de Crono y Rea. ¡Casi nada!

 

Sin embargo, las apariencias engañan, no tiene nada de mitológico, en realidad decidió el nombre la hija de William Tombaugh, su descubridor,  que propuso el nombre de su héroe de los dibujos animados, Pluto, el simpático perro creado por la factoría Disney.

 

La bolsa, especialmente Wall Street,  es dura, es casi un infierno helado como Plutón, pero en el fondo, últimamente también, es más Pluto que Plutón, tiene mucho que ver con la factoría Disney…y es que seguimos viviendo bajo el influjo del mundo Disney monetario de la FED y otros bancos centrales.

 

Sin embargo, el jueves hubo un desliz. Un miembro de la FED, Bullard, se salió del guion,  edulcorado y empalagoso habitual, y dijo que los tipos subirán en EEUU antes del final del primer trimestre. Esto causó un papelón en las bolsas europeas. Aunque mucho nos tememos que fue la excusa. El problema está empezando a ser, además de sospechas negativas sobre el crecimiento económico,  que las resistencias psicológicas de las que venimos hablando varias semanas, y sobre las que ya advertimos, que no serían fáciles de pasar, están aguantando demasiado y algunas manos fuertes sueltan papel, para esperar a ver qué sucede.

 

El gráfico que más están manejando los grandes operadores, es el de acompañamiento de hoy, el del futuro del Dax. Y es que la bolsa alemana es la más fuerte de la zona euro. Pues bien, como vemos atasco total en cuanto intenta pasar de los 10.000 puntos. Algo parecido a lo que le pasa al Ibex con los 11.000.

 

Solo si el dax pasa ese nivel los demás tendremos vía libre para seguir subiendo.

 

En cambio como pierda el nivel de los 9.800 podemos meternos en otro largo lateral. Ese nivel es el antiguo techo del rango lateral en el que estuvo atrapado durante todo el año. No sería nada bueno entrar de nuevo.

 

En general no debemos olvidar tampoco que esta ha sido semana posterior al vencimiento trimestral de derivados. Es muy frecuente que esta semana sea débil. Se aprieta mucho las clavijas para que los derivados cierren lo más alto posible y  cuando pasa el vencimiento se acaba la presión alcista y viene un período temporal de debilidad.

 

A las 12h en punto del viernes 20, justo la hora en que vencían los derivados del Eurostoxx 50, referencia europea muy importante, el Dax por ejemplo tocaba máximos históricos. Desde el minuto siguiente al vencimiento hasta ahora… a la baja. ¿Casualidad? En bolsa las casualidades no existen. Las manos fuertes pesan mucho, por no decir que en ocasiones llevan las cotizaciones donde quieren.

 

La parte positiva de los gráficos es que la tendencia de fondo sigue siendo alcista sin mayor novedad. La volatilidad sigue llamando la atención por su nivel tan bajo, y no solo en bolsa, sino también en divisas.