Son datos iniciales que acabamos de conocer.

La economía alemana moderó su ritmo de crecimiento en el Q1 más de lo esperado, con un dato al alza de 0.3 % trimestral frente al 0.5 % previsto. Durante el Q4 el crecimiento fue del 0.7 %.

El crecimiento anual queda ahora en un 1.1 %, frente al 1.2 % previsto.
La Oficina de Estadística no hace un desglose de los datos, pero sí confirma que todos los componentes de la demanda interna contribuyeron al dato compensando el drenaje de crecimiento de la demanda externa.

Por otro lado, en Francia hemos conocido que la economía creció un 0.6 % (y la mayor aceleración desde mediados de 2013). El crecimiento trimestral ha sido del 0.6 %, a ritmos anualizados de 2.2 % frente al dato nulo de finales del año pasado.
Con este dato encima de la mesa parece factible que podamos ver un crecimiento anual del 1.2 % este año.
El consumo privado con un fuerte aumento del 0.8 %, pero con descenso de la inversión del 0.2 %. Al final, la demanda doméstica explica 0.5 puntos de la subida del PIB. Las importaciones al alza un 2.3 % trimestral, cuando las ventas al exterior suben un 0.9 %.

Más tarde hoy tendremos la cifra de crecimiento del área, donde esperamos un crecimiento trimestral de 0.4 %.

José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España