Si ayer Renault fue el lastre del súper sector de automoción y recambios con sus resultados, arrastrando a la baja a Peugeot, hoy la situación es bien distinta.

Peugeot presenta resultados de pérdidas netas de 114 millones de euros en la primera mitad del año cuando el año pasado tuvo pérdidas de 471.
 
Las ventas en la primera mitad fueron de 27.620 millones de euros, más o menos planos con respecto al año pasado. Los problemas por un euro fuerte son lo que ha hecho más daño.
 
En la primera mitad del año, el flujo de caja libre pasa a positivo a 1.510 millones de euros cuando al año anterior tenía en negativo 51 millones, y es la primera vez en 3 años que es positivo, pero se piensa que hay factores estacionales junto con dividendos, así que todos no están demasiado contentos con el dato.
 
Es otro valor que puede ser dañado por su presencia en Rusia y seguir perdiendo en esa zona de operaciones, como bien ellos han reconocido calificando la situación como de incertidumbre”.
 
Su CEO considera que hay una imagen positiva, pero el rebote en el mercado de automóviles en Europa sigue siendo muy débil.
 
Ahora mismo está subiendo +5,71% a 11,2 euros y es el principal factor positivo del súper sector de automoción y recambios que ahora baja -0,31% por la constante debilidad de las marcas alemanas.