Todo el súper sector de automoción y recambios está severamente dañado por desplomes superiores al -1.5% en casi todos los valores alemanes que siguen mirando a Rusia.
Dentro del desastre de hoy, hay un valor que brilla con luz propia y es Peugeot que es uno de los pocos que se mantienen positivo +0.71% pero también bastante lejos de los máximos del día a esta hora.

La razón es la presentación de sus resultados con los ingresos que han crecido +1.9% en el primer trimestre del año gracias a un repunte también de la demanda europea, algo que hemos ido viendo poco a poco en el aumento de las matriculaciones. Aquí, hemos tenido un efecto contrario a lo que hemos estado viendo en otros valores, que las monedas emergentes fueron un lastre importante para los resultados, pero en este valor en concreto lo que se valora es lo contrario, ya que el lastre de las monedas emergentes ha sido compensado por una recuperación en Europa, por lo que la situación es positiva y no negativa.

Uno de los puntos flacos de las marcas francesas ha sido que no han podido enganchar como debieran el mercado chino, y ahora parece que la situación empieza a cambiar, porque las entregas en China aumentaron un 18% y en Europa un 16%. Como en otros valores, las entregas descendieron en América Latina y en Rusia.

En general, la facturación aumentó hasta los 13,290 millones de euros desde los 13,040 del año anterior.

El CFO de la compañía vuelve a reiterar que el objetivo principal es llevar a la compañía otra vez a los beneficios.
Todo esto es muy bonito, pero se puede ver el daño que hay en Europa por parte de Rusia si comparamos la subida de la acción ahora y el +3% que tenía la apertura.