Ante la caída de los precios del crudo, las petroleras con caja podrían salir de compras, como lo ha hecho Shell al adquirir BG pero, ¿qué petroleras podrían comprar y cuáles podrían ser compradas?


 



La petrolera española es una empresa pequeña en comparación con las grandes corporaciones europeas. De hecho, Repsol capitaliza 24.827 millones de euros, frente a los 114.969,89 millones de euros que capitaliza Total, los 86.156 millones de libras de BP o los 110.516 millones de Shell. Esto la convierte en una pieza de caza muy jugosa, aunque los compradores podrían encontrarse con la oposición del Estado español, que contempla a Respol como una de las empresas españolas por excelencia. Además, Repsol sigue engordando su negocio con adquisiciones como la de Talisman. Recordemos que a finales del año pasado la compañía presidida por Antonio Brufau llegó a un acuerdo para la adquisición de la canadiense Talisman por 8.300 millones de dólares (6.670 millones de euros) más la asunción de una deuda de 4.700 millones de dólares (3.776 millones). Esta se convirtió en la mayor operación internacional realizada por una empresa española en los últimos 5 años. Sin embargo, se queda pequeña frente a los 64.500 millones de euros por los que Shell adquirirá BG. Además, la oferta de Repsol ascendió a 8 dólares por acción, cifra que suponía una prima del 24% sobre la cotización media de Talisman de los anteriores tres meses. En cambio, Shell no se corta y ha ofrecido una prima del 50% sobre el precio de cotización de BG.