Bueno pues, aparte de todo los tiras y aflojas que está teniendo con los acreedores para intentar llegar a un acuerdo, el susto del día de este asunto ha llegado por una información del Financial Times en donde se dice que Grecia pidió un aplazamiento de los pagos al Fondo Monetario Internacional y que este organismo ha rechazado.

Como podemos imaginarnos, todo el mundo se ha puesto muy nervioso, la curva de tipos en Grecia se ha invertido todavía más, la deuda a dos años ha superado la rentabilidad inicial de su emisión y mucho más dinero está entrando en la deuda más segura de Alemania que está haciendo que se creen nuevos máximos históricos en el futuro del bono alemán a diez años y que estamos ya coqueteando con el 0% e incluso con rentabilidades negativas.

Además, recuerden esa noticia de que Grecia estaba negociando con Rusia la compra de misiles antiaéreos, una especie de colofón y muestra clara del acercamiento que está haciendo a Vladimir Putin tras aquella reunión que mantuvo Tsipras con él hace bien poco y que se adelantó sospechosamente.