La correlación del FTSE 100 con la debilidad de su moneda sigue siendo positiva, pero con la rebaja de la perspectiva de crecimiento en China, los sectores de materias primas quedan tocados y eso está haciendo daño.

Si miran el gráfico adjunto verán que la zona de máximos de enero está tratando de hacer de soporte. No hace caso al factor divisa, así que debemos estar muy atentos a lo que pueda pasar, pues puede ser tomado como un As en la manga para rebotar, o todo lo contrario si la GBP empieza a ganar fuerza y este factor en vez de ayudar, perjudica.

ftse100gbp