Abrimos la segunda sesión de esta semana en donde la protagonista absoluta es Grecia y el punto álgido de la crisis con los acreedores que puede dejar hoy al país en default.

La apertura en Europa ha sido otra vez bajista, pero muy lejos del desplome que tuvimos ayer, aunque empiezan a aparecer descensos superiores al -1%, por ejemplo en el futuro del índice alemán.

Dado que hoy es un día clave porque puede aparecer ese famoso default al no pagar al Fondo Monetario Internacional lo que toca, debemos estar extraordinariamente atentos a los soportes técnicos que ayer ayudaron a contener los fuertes descensos, como por ejemplo el 38,2% del retroceso de Fibonacci de la subida desde el año pasado del futuro del índice alemán o la parte baja del canal bajista que nos guía desde los máximos de este año en el Eurostoxx 50 junto con la media de 200 sesiones.
Aunque los descensos no sean muy graves por el momento, donde se sigue viendo problemas es en el mercado secundario de deuda en donde a diez años Grecia roza el 14,5%, muy dentro ya de la zona de pánico que se sitúa por encima del 13%.

Otra vez tenemos a todos los súper sectores de Europa en negativo liderados por bienes personales y del hogar con un descenso de -1,49% y seguido de los medios de comunicación con un descenso similar junto con las constructoras que cae -1,4%.

El súper sector bancario es el mejor en estos momentos con un descenso de -0,71%, pero debemos estar muy atentos a la zona de mínimos del mes del futuro del Ibex 35, porque un descenso pro debajo puede, al igual que en otros futuros sobre índices, disparar las ventas y se ponga caer como uno de los más perjudicados.

Encima de la mesa de negociación hay una última oferta realizada por Junker, aunque Tsipras ya ha dado muestras de que no cambia la dirección de su política.

Es de suponer pueda incrementarse el nerviosismo según nos vayamos quedando sin tiempo para la declaración de ese default.