Europa vuelve a tener una sesión en donde las ventas volver a ser protagonistas aunque el peso bajista se nota más dentro del continente que en Reino Unido, ya que su índice solamente baja -0,29%.
 
Si miramos al mercado por dentro podemos ver que todos los súper sectores están en negativo pero brilla especialmente el sector de automoción y recambios y todo lo que tiene que ver con el financiero, ya que el primero está cayendo -2,82% y con respecto a segundo tenemos al bancario bajando -2,23%, el de aseguradoras -2,4% y además el de servicios financieros con -1,47%.
 
Con respecto al de automoción y recambios, primero tenemos el factor técnico, ya que ayer cerraron por debajo del mínimo de febrero, así que se creó un nuevo mínimo anual, hoy simplemente está extendiendo las pérdidas. Hay que recordar que una agencia de calificación norteamericana dijo que la salida de Reino Unido de la Unión Europea iba afectar al sector de forma clara y eso se sigue viendo en el día de hoy.
 
Con respecto al bancario, las ventas son claras en prácticamente todas partes aunque hay cifras en positivo dentro del sector italiano, pero en estos momentos es el español el más perjudicado con unas ventas medias superiores al 3% en prácticamente todas partes ya que hemos tenido el primer reconocimiento de que la cancelación de las cláusulas suelo en las hipotecas afectará a los ingresos, así que tenemos más problemas para todo el sector, lo que se añade una profundización de los tipos en negativo en prácticamente todas partes por el miedo al enfriamiento económico y las nuevas medidas que puedan poner en marcha los bancos centrales para poder atajarlo, así que el sector español está mucho más dañado precisamente por una mayor perspectiva de problemas en los márgenes.
 
Con respecto a la deuda, seguimos en zona negativa en los plazos más cortos de Europa pero no es algo exclusivo de nuestro continente, ya que en Japón la deuda a 20 años ya ha pisado terreno negativo por primera vez, así que es un mal que se está extendiendo por todas partes. Es más, ya veremos qué pasa cuando el Banco de Inglaterra acabe de tomar todas las medidas para poder aguantar a la economía y, sobre todo, el efecto que tendrá en ella un posible pinchazo de la burbuja inmobiliaria que tienen allí, ya que el índice de directores de compra del sector de la construcción está en contracción y además varios fondos de inversión inmobiliaria han cortado la retirada de dinero porque es difícil vender ahora mismo los activos que tienen para poder satisfacer los reintegros, algo que está dañando mucho al sector en Reino Unido y que genera contagió a Europa.
 
En el plano de las divisas, la libra esterlina sigue su debilidad en los cruces más importantes pero lo que más preocupa es que el cruce del dólar-yen está cayendo ya -1,16% buscando la zona de mínimos alcanzados en el referéndum de Reino Unido. Como ya sabrán, es un fantástico indicador de apalancamiento y cuanto más bajo este, más problemas podemos tener en el medio plazo.
 
No debemos perder de vista que estamos en la recta final que nos lleva el viernes al dato de creación de empleo del mes de junio de Estados Unidos, así que todo puede cambiar en muy pocos días dependiendo de si las malas cifras refuerzan la decepción que tuvimos con las del mes de mayo o simplemente nos llevamos una sorpresa positiva que haga olvidar el mes anterior y vuelvan a traer a la palestra el miedo a las subidas de tipos de interés, algo que el mercado descarta precisamente por los movimientos que se están viendo en el banco de Inglaterra.