Recordemos que la situación de las quiebras en China es algo que está preocupando mucho, ya que se está empezando a asociar el comportamiento de la época de la crisis subprime en Estados Unidos con una especie de posible cataclismo en China por préstamos respaldados por cobre.
 
La noticia ha parecido por la caída de un promotor chino que deja una deuda de 566 millones de dólares y además su principal accionista fue detenido. Entre los acreedores hay más de 15 bancos y es el segundo punto caliente que aparece tras la noticia de que por primera vez en China una empresa no ha podido cumplir con sus obligaciones con los bonistas.
 
Recordemos que también están aumentando mucho los nervios por la situación del sector inmobiliario en el país, en donde ya se está construyendo a más velocidad de lo que se vende.