La remontada desde los mínimos de este año tuvo lugar en marzo, justo donde están los mínimos anuales del EURUSD. Por tanto, el comportamiento del par es vital para el desarrollo de los acontecimientos. Como se puede ver, la directriz desde los mínimos de noviembre se mantiene como resitencia y estamos pendientes de la directriz que sale desde los mínimos de este año. Un mayor acercamiento del EURUSD a la paridad puede romper soportes y dar más la razón al RSI que ya está marcando peligro:
 
 
oro