Los metales preciosos no tienen un buen día. Y todo ello debido a que el cambio de sesgo de la FED hacía subir tipos antes de lo esperado, fortalece al dólar.

 

Así el oro baja 1%, teniendo en cuenta que la semana pasada ya bajó el 3,5%.