Siguen los problemas en la compañía que no consigue tener un desarrollo sin sustos en 2016.
 
Si miran el gráfico adjunto, verán que durante este año no hemos conseguido superar la franja de resistencia que suponen tanto los mínimos absolutos como relativos de noviembre de 2015. A comienzos de este año, conseguimos superar la primera resistencia fuerte que eran los mínimos de diciembre del año pasado y que se marcaron como tal a comienzos de febrero, pero fue en marzo cuando pasamos al siguiente nivel, teniendo ya el primer encontronazo con esa franja de resistencia tan bien marcada. Poco después, bajada a buscar la zona de soporte de la primera resistencia y nuevo rebote para darnos de bruces otra vez contra los máximos anuales en donde dejamos una muestra de interés vendedor con repunte de volumen y en un momento en donde el RSI no consiguió superar la directriz bajista desde los máximos del año en sobrecompra y además tampoco aguantamos mucho por encima de la misma directriz en el acumulación distribución, reforzando la mala señal que suponía esa muestra de interés vendedor porque era justo el momento en donde se podían superar varias resistencias, tanto en precio como en los dos indicadores anteriores. La bajada nos ha llevado a la zona de mínimos de abril y debemos tener muchísimo cuidado si perdemos la zona de los cinco euros.
 

 
ohl