Aparecen informaciones acerca de que hoy mismo comenzarán nuevos ejercicios en la frontera ucraniana por parte rusa y la novedad de esta situación es que intervendrán aviones de combate, los primeros con capacidad para darse bofetadas en una hipotética situación de combate.

Lo que está poniendo más nervioso al mercado es que por parte rusa hay un reconocimiento explícito de que estos ejercicios son una respuesta al incremento de efectivos que está llevando o tiene planeado la OTAN realizar en los países más cercanos, lo que despierta los peores temores de guerra fría en pleno siglo XXI.