Ayer pasó desapercibido, ya que había otros factores que estaban influyendo más en el mercado, pero en la última sesión ya se empezó a notar el efecto en el mercado de esa compra de Alcatel-Lucent por parte de Nokia.

La noticia hoy es que la francesa, en vez de subir, se está desplomando más del 10%, pero no es algo preocupante si miramos el gráfico de cierre de ayer y ese espectacular movimiento alcista que tuvo, lo que concuerda con una recogida de beneficios hoy:
alcateñ


En este momento, la francesa está cayendo -12,39% situándose en 3,93 euros.

Por lo que respecta a la Nokia, está subiendo 1,22% nada más.

La compra parece el enésimo intento de Nokia para reinventarse y poder garantizar su supervivencia, ya que fue derrotada por Apple en el reino de los terminales de telefonía móvil. Ahora, con esta compra, parece que intenta hacerse una especie de gigante de los equipamientos de telecomunicaciones y que va buscando superar a Ericsson, otra compañía que también fue derrotada en los móviles y que ha seguido ese mismo camino.

Esto, que parece una buena idea, la de concentrar el sector, algo que estamos viendo en multitud de otros sectores desde las telecomunicaciones a las petroleras, siempre tiene riesgos y es que si miramos la creación de Alcatel-Lucent, nos encontramos con que tuvieron un inicio bastante difícil porque hubo un choque de culturas que podría volver a producirse otra vez, algo que se está teniendo muy en cuenta en el mercado. Vamos, que no va a ser un camino de rosas.

En la sesión actual, la muy ligera mejora de Nokia no está compensando el desplome de la francesa, así que el súper sector de tecnología está perdiendo -0,22% en estos momentos.

El acuerdo en cuestión pone el valor de la compañía francesa en 15.600 millones de euros y Nokia emitirá 0,55 acciones nuevas por cada una de la francesa, lo que deja a los accionistas franceses el 35,5% de la compañía resultante