A esta hora los futuros europeos están teniendo una mala sesión porque si quitamos España, las bajadas medias son de -1,5%, y el Ibex 35 tiene a su futuro cayendo cerca de -2%.
 
Como ya comentamos en la apertura, ante todo empezó con el Banco de Japón que se negó a tomar medidas y quiere esperar un poco más de tiempo para saber si las medidas tomadas hasta el momento sirven de algo porque la incertidumbre que existe con algunas economías extranjeras, está dificultando ver el efecto real de las medidas ya tomadas en su economía.
 
Lo anterior, que parece lógico porque la Reserva Federal también tiene una situación parecida, ha sentado fatal al mercado porque hace unos días empezó la especulación en el par USDJPY acerca de ver medidas adicionales pues se habló abiertamente de los tipos negativos. La fuerte reacción que tuvo el dólar ese día, hizo ver que el mercado había descontado nuevas medidas, y al no haberlas, se ha dado la vuelta de forma impresionante con un descenso del 3% que nos vuelve a colocar en la zona de mínimos del año, resaltando que todavía seguimos bajo la influencia de un enorme hombro cabeza hombro que se estuvo cocinando durante todo 2015.
 
usd1

 
usd2

 
La debilidad del dólar de ese par está exportando al resto y están corriendo ríos de tinta acerca de las interpretaciones que le da el mercado y los analistas a las posturas que han tomado tanto el Banco de Japón como la Reserva Federal, la de seguir dejando todo igual, esperando.
 
Con respecto a la Reserva Federal, no hubo cambios, no hay subida de tipos de interés pero en general están en una postura de esperar y ver. Reafirma su confianza en la economía, consideran que se ha reducido algo la potencia de la economía de Estados Unidos por el menor gasto del consumidor, pero mientras los ingresos se mantengan sólidos, la esperanza sigue ahí. Con respecto a la inflación, piensan que en el medio plazo va a seguir subiendo, así que los ojos vuelven otra vez al comportamiento del crudo y la esperanza acerca de que una vez irán alcance sus cifras de exportaciones y cuota de mercado anterior a las sanciones internacionales, se sienten a hablar y empiecen a llegar a acuerdos para congelar la producción, por lo que la actuación de los bancos centrales y la recuperación del precio del crudo, junto con su influencia en la inflación, van de la mano.
 
Precisamente, el que los bancos centrales no hagan nada y se mantengan a la espera, dando tiempo a que el crudo se vaya estabilizando, es lo que más miedo da, ya que si por activa y por pasiva han dicho que los efectos negativos sobre la inflación son considerados como transitorios, si el principal factor, que es el precio del crudo, va espabilando, va aumentando la idea de que nos acercamos inexorablemente al momento en el que los bancos centrales ya no puedan ayudar al mercado, dejando en ese momento el protagonismo a las medidas económicas y fiscales que haya llevado a cabo cada país para poder superar la crisis, y como ya sabemos cómo son los políticos, el miedo es muy importante.
 
El siguiente factor a considerar son los resultados empresariales que han cogido cierta atracción en Europa, con algunos buenos y otros muy malos. El que está brillando especialmente es el banco alemán DT Bank que ha llegado a subir algo más del 4% al da resultados mejores de lo esperado, pero la contrapartida la estamos teniendo en el británico Lloyd’s, y los españoles BBVA y Caixabank, pues el primero cae cerca del 3%, el segundo cerca del 8% y el tercero del 4%.
 
Con todo, el súper sector bancario es uno de los peores del día con un descenso de -1%, ya que las cifras negativas de los bancos británicos junto con los españoles, no pueden ser compensadas por los alemanes y los italianos, que tampoco andan muy finos.
 
La inmensa mayoría de los súper sectores de Europa están cayendo más del 1%, así que la presión es general, aunque el súper sector de recursos básicos está subiendo algo más del 1% ya que se ha desacoplado un poco con respecto al resto por los movimientos que está teniendo la bolsa de materias primas de China para intentar cortar la especulación en los materiales necesarios para la creación del acero que se dispararon hace unos días. Australia fue la primera en poner coto a las importaciones de acero de bajo precio que vienen de China, lo que supone un peligro para el sector del gigante asiático, pero para mantener los márgenes bajo control de las acereras, la bolsa ha incrementado los precios de las transacciones en sus productos, de forma que han tenido una bajada de precios en los mismos muy significativa, contrarrestando gran parte de las subidas anteriores.
 
En general, lo que nos han puesto encima de la mesa no favorece que Europa pueda superar la siguiente resistencia, y el futuro del índice alemán vuelve otra vez a colocarse por debajo de la media de 200 sesiones, alejándonos todos del área de sobrecompra:
 
indices