Estimados lectores:

Mientras la familia está luchando en la cocina con los fogones para preparar la cena de Navidad, he encontrado un momento de recogimiento para poder escribirles mi tradicional felicitación navideña.

He estado mirando en los archivos de mi ordenador, en carpetas que hacía mucho que no abría, y he encontrado 18 mensajes de Navidad desde que empezamos esta apasionante de vivir juntos vía internet, en nuestro pequeño mundo de los mercados.

Este será mi mensaje número 19. Uno de las grandes alegrías que me da la vida, es el mantener el contacto con muchos de los lectores, que compartieron estos 18 mensajes antes.

¡Como ha pasado el tiempo!  En un suspiro. Cuantas cosas han pasado en las familias de nuestro pequeño equipo y en las suyas. Cuantas penas y cuantas alegrías hemos vivido juntos. Momentos muy duros, alegrías muy grandes. Viajes, proyectos, ilusiones, sueños. Seres muy queridos que se han ido, pero la vida seguía y otros vinieron.

Esta noche miro atrás, y es tan grande la dicha que siento, de haber podido compartir con ustedes esta época del año para mí la más bonita, que he tomado una decisión. No me jubilo, mientras la salud aguante, y la vida me siga dejando acumular años en el marcador. Como si tengo 75 años, me da igual. Yo esta maravillosa sensación de poder estar cada día con ustedes, no la pienso perder.

Si supieran lo feliz que me siento cada mañana, bien temprano, unos días asado de calor, otros helado de frío, :-) cuando grabo el vídeo matinal con las primeras impresiones del día. Eso no tiene precio. Y todo se lo debo a ustedes. Yo no sería nada sin ustedes. Mi vida estaría mucho menos llena.

Muchas gracias de corazón por estar ahí, muy feliz navidad a todos, tenemos otro año por delante repleto de sueños e ilusiones, y nuestros queridos mercados siempre estarán ahí. El gran reto intelectual que supone luchar en ellos y entenderlos no tiene parangón.

¡Feliz Navidad!

Con todo mi afecto.

José Luis Cárpatos.