Hay movimiento en las posiciones de las manos fuertes.

El saldo comprador que han mantenido desde hace tiempo, se está desvaneciendo día a día, y al cierre de ayer seguía, pero era ya mínima la distancia entre las compras y ventas.

Además tanto compras como ventas se mueven en un bajo nivel de actividad, algo por debajo de la media anual en ambos casos.

Esto da una lectura inequívoca de que las manos fuertes aunque no temen una bajada, tampoco las tienen todas consigo. Muestra un mercado cada vez más dudoso para sus principales actores.