Monte Paschi vive una sesión de locura, con caídas del 20% nada menos ante los arbitrajes con los derechos de la ampliación de capital que está cerca de su final.