Volvemos a tener una sesión complicada en Europa que ha conseguido perforar los mínimos del día anterior. Las piezas encima del tablero son exactamente las mismas: preocupación por el estado de la economía global, resultados empresariales e incertidumbre con los bancos centrales.
 
La verdad es que hay muy pocos factores positivos y todos aportan un punto de incertidumbre contra la que es muy difícil luchar.
 
En el aspecto macroeconómico, hemos tenido algunos PMI de servicios de la zona euro que han salido más débiles de lo esperado, por lo que no hay una sensación de mejoría real, aunque todavía están por encima del nivel de contracción, algo positivo, pero el ver que dan un paso atrás, es algo que no es lo que necesitamos en este momento cuando hemos visto que el banco central de Australia ha bajado los tipos de interés y encima el Banco Central de China ha reducido el fixing del yuan en 0,6%, por lo que vuelve a haber miedo acerca de la situación económica del país pues estas devaluaciones intentan mejorar las exportaciones, pero dañan a todos aquellos que tengan dinero invertido en el país.
 
Todos estos movimientos en los datos macroeconómicos y los pasos de los bancos centrales generan desconfianza en la recuperación de la economía global, así que uno de los más dañados son las materias primas. Precisamente el peor súper sector del día en Europa es el de recursos básicos con una caída cercana al 3% con sus grandes valores volviendo a desplomarse otra vez cerca del 5%. Algo que está empeorando mucho la situación es que los abogados en Brasil andan buscando una penalización a las propietarias de la famosa presa de contención, que reventó en el país el año pasado, de cerca de 45.000 millones de dólares. La cifra está muy por encima de la estimación anterior y de lo esperado por las propias compañías, pero es que se han fijado en todo lo que se ha tenido que hacer para intentar recuperar algo el desastre de la Deep water en el golfo de México, de ahí la cuantía tan alta.
 
Recuperando las referencias a la situación económica, las ventas minoristas en la zona euro han quedado mucho peor de lo esperado y además, dato importante, el PMI de construcción del mes de abril de Reino Unido ha quedado al nivel más bajo desde 2013, por lo que si estaban pensando en subir tipos de interés, ver flaquear la construcción, no es algo que vaya a favor de subidas de tipos, un grado más de incertidumbre a añadir.
 
Por si fuera poco, estamos en la zona de influencia del dato de creación de empleo del mes de abril de Estados Unidos, hoy con el dato de ADP, así que pocos tienen ganas de arriesgarlo todo, y probablemente muchos sigan queriendo quitarse del medio por si acaso. Recuerden que la Reserva Federal subió tipos, quiso subirlos cuatro veces este año, ahora parece que va en dos, pero sigue pensando en que hay margen para subir los tipos de interés, así que todo el mundo tiene miedo a que vayan con el paso cambiado.
 
En cuanto a resultados empresariales, hoy hemos tenido los de Air France y han ido muy en la línea de los de Lufthansa, así que el sector de viajes y ocio tiene a estos dos valores como impulso negativo.
 
El único súper sector que se está salvando un poco es el de industriales que está mejorando nada más que 0,02%, por los buenos resultados de Siemens que sube un poquito, 0,87%.
 
Los bancos siguen teniendo problemas bajando -0,48%, automoción y recambios también pierde -0,93%, las petroleras -0,96%, las telecomunicaciones con -0,97% porque DT Telekom ha presentado resultados y el mercado le premia con una caída de -1,5%.
 
Con respecto a mercado de divisas, que ayer tuvo muchísimo movimiento, parece que se van confirmando las figuras que vimos ayer, que son muestras de interés vendedor en los pares donde el dólar es el débil y muestras de interés comprador en donde es el fuerte. Ya dijimos ayer que tal como se habían producido las figuras, y teniendo en cuenta el dato de creación de empleo del viernes, parece más un freno y espera, antes que un claro cambio de tendencia. Para una muestra, la bajada de -0,3% que está teniendo la libra dólar, tras los malos datos de Reino Unido que dan cuerda a la fuerte vuelta a la baja que tuvimos ayer.