Lo que más me suele llamar la atención en los debates entre analistas/economistas es la capacidad que tienen algunos para sintetizarlo todo.

Por ejemplo, las bolsas están más baratas que la deuda; el crecimiento resiste....luego hay que comprar bolsa.
Les advierto que no me parece un mal razonamiento, aunque claramente incompleto.

Por ejemplo, ¿a qué se debe la reciente estabilidad financiera? a las medidas extremas adoptadas en febrero por los principales bancos centrales (ECB, BOJ y Banco Central de China) y al aplazamiento de la subida de tipos por la Fed.
¿Por qué tomaron estas medidas? Por la debilidad del crecimiento y por la inestabilidad (casi pánico) que vimos en los mercados.

Luego, el objetivo era estabilizarlos y no propiciar una subida.....especialmente una subida argumentada en algo tan extraordinario y excepcional como son tipos de interés nulos y/o negativos.

Además, muchos economistas tienden a confundir un escenario de crecimiento mundial del 2.5/3 % con un crecimiento sostenido. Esto les lleva a anticipar ritmos de crecimiento de los beneficios del 7 %, cuando la realidad es que probablemente serán próximos al 3 %. Este es el riesgo de una inflación baja y la elevada competencia vía márgenes para mantener las ventas.

Por último, el último factor que siempre olvidan mencionar es el político. De hecho, no sólo en España. En mi opinión, es precisamente la inestabilidad del contexto político y geopolítico a nivel mundial lo que se convierte en el principal factor de riesgo en el futuro. Obviarlo no tienen ningún sentido. Aunque, sobreponderarlo, tampoco es lo adecuado. Difícil equilibrio de riesgos el que tenemos encima de la mesa.

Las bolsas europeas con descensos moderados en apertura. Luego, veremos.

El S&P cae de forma marginal, pero confirma el recorte de 0.8 % de ayer.

Las bolsas asiáticas recortan un 1.1 %. La bolsa china plana.