El servicio secreto pensó que lo mejor para que no detectaran las minas era camuflarlas con el mismo aspecto de un excremento de camello tan frecuente en la zona...

Juan Luis Arsuaga, catedrático de Paleontología de la Universidad Complutense de Madrid contaba hace unos años en El País una curiosa anécdota.

 

Según narraba el profesor Arsuaga, en plena II Guerra Mundial cuando el Afrika Korps alemán arrollaba en el Norte de África a las fuerzas aliadas, estas últimas decidieron que para frenar al menos un poco su avance iban a minar determinadas zonas de paso clave. Pero se encontraron con que los alemanes eran muy hábiles detectando los campos minados

 

El servicio secreto pensó que lo mejor para que no detectaran las minas era camuflarlas con el mismo aspecto de un excremento de camello tan frecuente en la zona. Según cuenta el profesor Arsuaga, varios excrementos de camello "modelo" se fueron a Londres en el interior de una valija diplomática para que sirvieran en el proceso de fabricación de las minas camufladas.

 

En bolsa esta semana se han activado varias minas camufladas como en la anécdota que nos han complicado mucho.

 

La primera mina la podemos ver en el gráfico de referencia de hoy, que es de la bolsa más importante de la eurozona, la alemana. Es el futuro del dax alemán. Las demás bolsas solemos seguirle. Lleva, como todos los demás, todo el año atrapado en lateral. El indicador Fractal Dimensión Index, FDI, poco conocido pero muy útil (lecturas altas mercado caótico, lecturas bajas mercado tendencial), muestra fielmente que en todo el año se mueve en zona de caos. Pues bien esta semana intentó como puede verse en la imagen atacar la zona de techos. Y justo cuando lo hizo apareció un papelón de los que hacen época, de los que aún al cierre del viernes no se había recuperado el Dax. No parece una muestra de gran confianza esa. Queda claro que mientras el Dax no rompa techos, los demás tenemos poco que hacer. Habrá que estar atentos, de momento sigue el lateral.

 

La segunda mina,  era la formada por los engañosos nuevos máximos históricos en el Dow Jones y en el S&P 500. En el Dow Jones solo 1 valor acompañaba a máximos al índice, y eso siempre suele ser mala señal, como se vio después. Además las ventas agresivas siguen en el Nasdaq y el Russell.

 

La tercera mina, fue el dato de PIB de la eurozona, que dejó a los operadores desconcertados, porque la recuperación sigue estando lejana.  

 

Compensa un poco las cosas, la ilusión de las bolsas en que el BCE tome medidas de apoyo, algo que últimamente de hecho ha sido la base de toda subida en cualquier parte del mundo. Aunque durante la semana se ha visto claro que el BCE va a bajar tipos posiblemente al 0,10%, va a poner tasa negativa a los depósitos de los bancos en el banco central, posiblemente del 0,25% y puede que tome alguna otra de dar dinero a los bancos con la condición de que sea para prestar, pero todo parece indicar que Alemania ha puesto el veto a la QE europea que es lo que querían las bolsas.

 

En suma, una semana más las bolsas europeas, y también Wall Street, con gráficos laterales. No hay mucho más que decir, a seguir esperando.