El primero de todos ellos ha sido el gobernador del Bundesbank diciendo que el momento de aflojar la compra de deuda se está acercando. Esto significa que la mano compradora en el mercado de deuda desaparece, aumentaría los tipos en el mercado secundario y eso también daría más margen de maniobra a los bancos, por lo que el mercado, por lo menos en ese sector, se lo está tomando de forma favorable.
 

Además dice que quiere verlo, o que le gustaría ver, que terminase todo dentro de un año y asegura que no es solo momento de dejar de pisar el acelerador, sino de quitarlo de forma completa.
 
Los comentarios los ha hecho en un artículo en prensa pero es que también hay otro comentario de Vasiliauskas que dice que hay que terminar el programa cuantitativo antes de subir los tipos de interés y que quiere que se pongan a discutir sobre la reducción de la expansión monetaria a principios del verano pero también debe estar ligada al movimiento de los tipos de interés, así que no es razonable hablar de subir los tipos de interés sin antes haber terminado el programa cuantitativo.