El mercado inmobiliario de Reino Unido es uno de los puntos que más se está mirando en esta recuperación por ser esa especie de termómetro que calibrar la reacción cuando uno ya se queda sin programa cuantitativo.

Recordemos que Reino Unido fue el otro país que apostó por esta fórmula y después se intensificó con un programa que todo el mundo dice es lo que falta quien Europa, llamado fondos por préstamos y que fue la puntilla la recuperación, obligando a los bancos que para poder tener fondos, deben pasar una cierta cantidad a préstamos a las pequeñas y medianas empresas, consumo y vivienda.

La estrategia funcionó tan bién que se recuperó el mercado inmobiliario y cortaron dichos fondos porque amenazaba burbuja otra vez.

Pues bien, el mercado inmobiliario de Reino Unido sigue su recuperación y además, su institución RICS ha presentado una encuesta en donde se ve que el número de viviendas a la venta ha caído por tercer mes consecutivo y eso está fomentando subidas de precios.

Por lo tanto, ahora la tortilla se ha dado la vuelta y la escasez de viviendas a la venta en la principal preocupación, lo que puede fomentar a la creación de empleo en ese sector. Recordemos que en Estados Unidos la confianza de los constructores ha descendido no por problemas en el sector, sino porque no ven capacidad de poder abastecer a toda la demanda.