La clave está en el gráfico a semanas, pues si le echan un vistazo verán que es la directriz bajista desde los máximos de 2015. Esta vez hemos hecho máximo sin tocar la sobrecompra, como en ocasiones anteriores.

El RSI a semanas no ha dado perfecta cuenta de todos los giros que hemos tenido pero está muy flojo en este rebote desde la zona de mínimos de finales del año pasado, por lo que debemos estar atentos  por si nos falta potencia:

mediaste