Hemos documentado un sustancial desplazamiento

de la exploración y extracción de

recursos naturales desde las regiones de alto

ingreso, “el Norte”, hacia las economías de

mercados emergentes o en desarrollo, “el Sur”.

Ese cambio coincide con los esfuerzos de las

economías de mercados emergentes y en desarrollo

para abrirse a la inversión extranjera y

mejorar sus instituciones, logrando por ejemplo

un gobierno más estable o un Estado derecho

más sólido, y replica a escala mundial lo

que ocurrió en Estados Unidos después de su

independencia. FMI

 

http://www.imf.org/external/pubs/ft/fandd/spa/2016/03/pdf/arezki.pdf

 
 



Les parecerá una simpleza: los nuevos descubrimientos de recursos de materias primas se desplazan desde los países desarrollados a los emergentes. Pero, en paralelo, el porcentaje de nuevos descubrimientos en las economías en desarrollo está correlacionado con su nivel de apertura económica.

 

 

¿Agotamiento de recursos? Aquí está la verdadera cuestión. Y es que recuerden que los máximos en los precios del crudo se alcanzaron en pleno debate sobre el agotamiento futuro de la energía fósil. Ahora hablamos de exceso de oferta de crudo a corto plazo y diversidad en las fuentes de energía alternativa a precios bajos a medio y largo plazo.

 

Considerando el conjunto de recursos naturales, se estima que dentro de la OCDE su valor por descubrir supera los 130 bn. frente a los 25 bn. ya conocidos en Africa. ¿Sorprendidos? Seguro que sí. Pero, la realidad de los datos anteriores puede deberse no tanto a una mayor riqueza geológica en los países de la OCDE como a los mayores gastos en exploración. Es una cuestión de dedicar recursos a la exploración y que los descubrimientos sean rentables en un proceso tecnológico que abarata los costes. La proximidad de la demanda es también relevante a la hora de priorizar la cercanía en la búsqueda de recursos.

 

Con todo, de acuerdo con los datos del FMI, si el número de nuevos descubrimientos anuales de recursos naturales se ha mantenido relativamente estable en la última década lo cierto es que el peso de los países en desarrollo ha aumentado hasta niveles de 75 % frente al 26 % dentro de la OCDE (37-50 % entre 1950/1989).

Apertura económica y también mejora institucional….la cuestión ahora es hasta qué punto la incertidumbre política puede afectar de forma negativa a algunas zonas frente a otras. En el caso del crudo es claro, considerando Oriente Medio. Por el contrario, la mejora institucional en Latinoamérica (en general) sin duda es un factor positivo que explica el fuerte aumento de los nuevos descubrimientos frente a otras zonas emergentes….

 


 

¿Qué es mejora institucional? Desde la solidez del Estado de derecho hasta la mejora en educación.

Pero, una vez concretado todo esto queda una cuestión fundamental por resolver: cómo destinar los ingresos para desarrollar el país. También combinar sus “beneficios” con una mayor diversificación económica. Al final, que los mayores recursos obtenidos no se conviertan con el tiempo en el principal Problema del país.

 

José Luis Martínez Campuzano

Estratega de Citi en España