Comentario que puede no hacer mucha gracia a los inversores de los bancos de la zona euro por parte del BIS, pues dice que los bancos del área deberían ser alentados para mantener una mayor parte de sus beneficios dentro del banco en vez de pagar los dividendos, para de esta manera poder aumentar su propio capital y ponerlo a disposición de la financiación de nuevos préstamos. Esto lo ha dicho el máximo responsable de investigación del BIS.
 
Parece que vamos a entrar en una época en donde los bancos lo van a pasar realmente mal. Por una parte tienen la presión sobre sus márgenes, y por otro una revolución tecnológica que va a hacer que su modelo de negocio se tambalee, lo que puede provocar una huida hacia delante buscando soluciones tecnológicas para aumentar su competitividad, algo que va en detrimento de los trabajadores del propio sector, como se ha visto recientemente con ese plan de Santander o el comentario de otro banco diciendo que a largo plazo se ve prescindiendo de la mayoría absoluta de sus sucursales. Todo esto puede levantar cierta lucha social pues ya se ha advertido desde algunas asociaciones que confiar en un entorno absolutamente digital pone en jaque a las personas mayores, los entornos rurales y además a las clases sociales con menos ingresos ya que depende el acceso a sus cuentas de asumir el gasto de una conexión a Internet, su manejo, y los dispositivos necesarios para su utilización.
 
Por si esto fuera poco, este comentario del BIS podría reducir todavía más el atractivo del sector bancario en Europa y en concreto en la periferia, ya que su investigación les ha arrojado cifras en donde los bancos italianos, españoles y franceses han pagado más dividendos que lo que han retenido en sus propias cuentas, por lo que considera que el pago de dividendos durante una crisis debería ser una preocupación para los bancos centrales por ser un foco de atención no sólo a la hora de aplicar su política monetaria sino también su mandato de estabilidad financiera.