Aparecen detalles de la propuesta de los acreedores a Atenas y en la misma se ha pedido un aumento del iva por un valor del 1% del producto interior bruto y además te recorte de pensiones por Valor de otro 1% del producto interior bruto. Además le piden que no deshagan la reforma de las pensiones y además no hagan movimientos unilaterales sobre el mercado laboral. Evidentemente, esto supone meterse en lo que Atenas ha dicho que es innegociable.

También han pedido que se comprometan a diversas privatizaciones en los principales puertos, infraestructuras y red eléctrica.

También tocan el espinoso asunto de ahorrar cerca de 800 millones de euros recortando los beneficios de pensionistas de bajos ingresos hasta 2016.

Si esto fuese aceptado, se desbloquearía en cerca de 11.000 millones de euros que podrían colmar las necesidades del país hasta finales de agosto.

Como vemos, lo que les están pidiendo son medidas altamente impopular es y que pondrían en grave peligro lo que el nuevo gobierno griego prometió a sus votantes.