Miren este gráfico….

 

 
 






Al final, es evidente que ha sido el petróleo el principal factor detrás de la caída de la inflación del área EUR hasta los niveles negativos de 0.2 % en febrero.            Pero, también, es evidente que la moderación del resto de los componentes de la inflación (servicios y precios manufactureros sin energía) suponen la mayor preocupación sobre el deterioro de las perspectivas de inflación.

 

El ECB espera que, en un contexto de mayor estabilidad de los precios externos (y espero que también del EUR), la inflación recupere el 1.0 % a final de año y retorne a niveles de 1.5 % en dos años. ¿Demasiado tiempo? El rango de proyecciones desde el ECB para el final  de este periodo oscila entre el 08/2.4 % anual…..

 

 

Este jueves conoceremos el dato de inflación del área en marzo: sí, no me he equivocado al hablar de inflación. Esperamos que los precios de consumo repunten en cifra anual un 0.1 %, aunque seguirá siendo más bajo que el nivel de enero. De hecho, esperamos como fuentes de “inflación” la desaceleración en el ritmo de caída de los precios del crudo y la recuperación de los precios de servicios y manufacturas. Recuerden que en  febrero nos sorprendió como la inflación sin energía y alimentos se moderó hasta niveles de 0.7 % desde el 0.9 %, su nivel más bajo desde abril del año pasado.

 

Más allá de los precios externos y del tipo de cambio, para el ECB la clave es que los bajos niveles de inflación no se trasladen a la negociación salarial. Y esto se está consiguiendo en Alemania. Pero Alemania puede no ser un buen indicador para conjunto de la zona…

 

 

¿Por qué? El ECB alude a la infrautilización de la capacidad productiva, a las reformas del mercado de trabajo en muchos países y también a la baja inflación que sirve de referencia en los convenios. Es precisamente este último factor el que más inquieta al ECB: que la desinflación se retroalimente.

Durante 2015 la compensación por empleado creció en promedio en la zona un 1.5 %, por debajo de 1.7 %. Pero los salarios negociados incluso crecieron a ritmos más bajos, del 1.2 %.

 

José Luis Martínez Campuzano

Estratega de Citi en España