Es uno de los valores que inició el miedo actual en los mercados con una rebaja del previsiones tanto para 2014 como para 2015 y, tras su resultados de hoy, es uno de los peores valores del índice alemán con un descenso superior al 5%.
 
Por contra, ha confirmado su nueva perspectiva para 2014, aunque habiéndola bajado hace muy poco, no era difícil que se mantuviera.
 
Los beneficios netos de su segundo trimestre han caído hasta los 173 millones de euros desde los 255 del año pasado y muy por debajo de lo esperado que eran 243.
 
Las ventas han descendido un 2% hasta colocarse en los 7700 millones de euros.
 
Considera que los problemas vienen por un exceso de capacidad tanto las rutas europeas como americanas, además de huelgas de pilotos entren en un coste elevado de 60 millones de euros. Como el resto de empresas que operan en Sudamérica, también la devaluación del bolívar le ha costado dinero.