IAG ha presentado unos resultados con un beneficio operativo recurrente de ciento científicos millones de euros, subiendo bastante con respecto al 25 millones del mismo período del año anterior y mejores de lo esperado.
 
Los ingresos totales mejoran un 8% hasta alcanzar los 4465 millones de euros.
 
Hasta aquí, todo normal, pero es que el valor se está cayendo un 3% y Lufthansa se esta desplomando cerca de -5,5% nada menos.
 
La razón principal son los comentarios que ha hecho la empresa en el sentido de que va a frenar sus planes de aumentar el número de rutas a corto plazo porque la demanda es más débil dentro de las empresas que son los que más pagan márgenes y además, el desafortunado efecto secundario de los atentados de Bruselas, por lo que el terrorismo empieza a morder en el turismo.
 
Como podemos imaginarnos, la advertencia es muy sería y ahora mismo es el peor súper sector de Europa con un descenso del -2%.