Ha presentado resultados con un EBITDA que desciende nada menos que un 32% hasta alcanzar los 8700 millones de dólares, justo lo esperado. El beneficio subyacente bajo un 11% esta situarse en 2700 millones de dólares, más de lo esperado por la propia empresa pero el sector industrial y minero cae un 38% hasta alcanzar los 6000 millones.
 
Aumenta la búsqueda de la reducción de su deuda incrementando su objetivo de ventas de activos hasta alcanzar unas ventas de 4000 o 5000 millones de dólares durante lo que queda de este año, pues ya tiene tratos por valor de 1600 millones. Recordemos que tiene una deuda neta que rondaba los 30.000 millones de dólares.
 
Las cifras generales, para todo el año tiene pérdidas de 4960 millones de dólares cuando el año 2014 tuvo beneficios de 2300. La deuda neta se reduce un 15% hasta los 25.900 millones de dólares a finales de 2015.
 
Lo más destacado de todo fue el comentario del presidente diciendo que las materias primas habían hecho suelo pues recalca mucho los recortes de producción que se han hecho en el sector y sigue viendo demanda en China.
 
El beneficio neto subyacente baja casi un 70% hasta alcanzar los 1340 millones de dólares el año pasado, mejores de lo esperado que eran 743.