Espera que los cambios en la política fiscal del país sean consistentes con poner las cuentas fiscales en un camino sostenible. Es importante que las políticas del país busquen mejorar la productividad y el crecimiento económico en el largo plazo (quizá es un tirón de orejas con respecto al proteccionismo).
 
Espera que los tipos de los fondos federales aumenten algo con el tiempo desde los bajos niveles actuales. También que la inflación suba de forma gradual al 2% y unas expectativas de inflación en el largo plazo sólidas de forma razonable.

Cree que la economía de Estados Unidos se va a expandir a un ritmo moderado y que el mercado laboral se va a fortalecer todavía un poco más.

Con respecto a la política monetaria, cree que va seguir acomodaticia tanto en Estados Unidos como en el extranjero pero que una subida de tipos puede ser apropiada en una de las próximas reuniones si el empleo y la inflación evolucionan en línea con las expectativas. Cree que esperar demasiado tiempo para ir eliminando la política monetaria acomodaticia sería algo negativo y poco inteligente, pues esperar demasiado tiempo para subir los tipos de interés podría requerir una subida de tipos muy rápida que podría meter a la economía de Estados Unidos dentro de una de recesión.

Con respecto a los datos que les están llegando en estos momentos, parece sugerir que el mercado laboral mantiene el fortalecimiento y que la inflación se acerca al 2% en línea con sus expectativas.

Último de tirón de orejas a Donald Trump, dice que los cambios de política económica podrían afectar las perspectivas de la economía pero todavía es demasiado pronto para saber cómo se van a desarrollar los acontecimientos.