El principal problema del índice alemán en la presente sesión, es un fuerte descenso de la tecnológica que reacciona las malas noticias acerca de sus beneficios que dio el viernes por la tarde.
 
En las cifras del viernes tenemos unas ventas con un descenso del 13% en donde toda la culpa es una bajada de las mismas tanto en Estados Unidos como en Brasil del software tradicional, ya que el traspaso a los entornos en la nube sigue creciendo pues las ventas de ese segmento suben un 33%, sin embargo, todavía no son suficientes para poder compensar las ventas de soporte tradicional, por lo que todavía hay una travesía en el desierto. En cifras, las ventas son 4.730 millones de euros, por debajo de lo esperado que eran 4830.
 
Por lo tanto, el beneficio operativo del primer trimestre mejora un 5% hasta situarse en los 1100 millones de euros, por debajo de lo esperado que eran 1150.
 
Vuelven a reiterar que el beneficio operativo para 2016, sin extraordinarios, rondará la horquilla de los 6400 millones a 6700 millones sin tener en cuenta los movimientos en las divisas. Esta horquilla está más bien en la parte baja de las estimaciones.