En un momento en donde las recompras de acciones son una de las protagonistas de la resistencia a bajadas fuertes del mercado, hoy Henderson Global Investors ha mostrado que en el Q2 los dividendos, sin contar el efecto del Dólar y excluyendo a Reino Unido, han mejorado +8,6% en Europa, por encima del Q4 de 2014 y un poco más bajo de lo que pasó en el Q1 de este año.

El punto importante está en el hecho de que se espera que los dividendos a nivel mundial sin divisas estén por encima del +7,5% de la estimación anterior.

Teniendo en cuenta las recompras de acciones, tenemos un momento en donde hay mucho dinero que está yendo a manos de accionistas, lo que está preocupando demasiado porque no se ve que el dinero vaya a la empresa y a nuevos proyectos, algo que se utiliza para pensar que quizá los empresarios no vean razones para invertir en los negocios y eso provoca esa sensación de que estos movimientos generan una cierta “descapitalización” de las empresas, lo que tendría implicaciones importantes en el medio plazo. Por otro lado, se intenta justificar diciendo que los dividendos crecen cuando más confianza hay en la cúpula directiva con respecto a la situación general, pero claro, hay que tener en cuenta que los directivos suelen tener intereses en forma de pagos en acciones, etc, así que siempre estará presente la idea de que en este tipo de momentos se suben los dividendos si se ven dificultades a medio plazo para conseguir objetivos o hacer subir el precio de las acciones por mejor rendimiento.

En cualquier caso, algo que debemos tener en cuenta en el medio plazo.