Ya saben que hace mucho tiempo que no importa otra cosa, para las bolsas, que lo que haga Trump. Esto va a modas, unas veces nos obsesionamos con una cosa y otras con otra. Y ahora este extravagante personaje se supone que va a ser el nuevo milagro económico, con su “fabulosa” reforma fiscal. 

Claro, si solo reaccionamos a Trump, sin haber hecho mucho caso ni a la temporada de resultados, ni a los datos macro, ni a los peligros políticos europeos, ni a nada, es primordial lo que pase en esa cita. 

Los que ya no se fían intentarán ver mayor concreción sobre la famosa reforma fiscal, los que se fían, querrán verlo todo confirmado. 

El mercado de momento, solo ha descontando lo positivo, y ni se ha planteado lo negativo, es decir: 

1- Le bastaría a Trump, eliminar deducciones, para financiar la bajada de tipos nominales con lo que el efecto en las empresas sería nulo. 

2- Podría, y parece que va a ser así, retrasar bastante la puesta en práctica de la reforma. 

 


3- El daño que puede hacer a la economía el tema del comercio exterior. 

En fin, que por unas cosas o por otra, ojo con la cita de mañana, que puede dar máxima volatilidad en todos los mercados. 

La hora, inicialmente sería a las 17h00 hora española aunque habrá que confirmar mañana.