Una interesante presentación desde el BIS.

Pero, me quedo con apenas la introducción.

 

En definitiva….
 



 

Symptoms of the malaise: the “ugly three”

 Debt too high

 Productivity growth too low

 Policy room for manoeuvre too limited

S1: Globally, debt in relation to GDP has not adjusted post-crisis (G 1)

 Crisis-hit countries: some decline in private sector, increase in public sector

 Non-crisis-hit countries: increase in private sector (esp EMEs; G 2, 3)), mixed in public sector

- Several have been exhibiting signs of build-up of FIs

 S2: Decline in productivity growth (G 4)

 Started well before the crisis, intensified thereafter

 S3: Progressive loss in the policy room for manoeuvre

 Fiscal (debt levels)

 Monetary (policy rates & ballooning balance sheets)

- Persistent ultra-low interest rates, regardless of benchmarks (G 5)

- Both policy rates and long-term rates

• New peak: over $6.5 trillion worth of sovereign paper trading at negative yields

 

Ayer les enviaba un gráfico sobre la deuda….nada que añadir.

¿Y la productividad?

 

 

¿Por qué? Elevada deuda y baja productividad, esta última como parte fundamental del crecimiento potencial, están relacionadas. Inversión empresarial y demografía, serían los otros dos componentes del bajo crecimiento potencial. Y si la recuperación económica no se acelera y la inflación no repunta, sólo nos resta confiar en la restricción financiera para evitar que surjan nuevas dudas sobre la sostenibilidad de la deuda.




 

Pero, es obvio, esta represión financiera y/o artificial estabilidad financiera plantea enormes riesgos a corto y medio plazo. De hecho, también genera dudas sobre si está repercutiendo de forma negativa en los problema de deuda (riesgo moral que desincentiva el desapalancamiento, especialmente en el sector público) y sobre la baja productividad (a través de la distorsión en la gestión del ahorro).

¿Y la inflación? Más sensible al contexto internacional que a la evolución económica doméstica, como muestran los países donde el output-gap se ha cerrado. O incluso crecen por encima de su ritmo potencial, como sería el caso de la economía norteamericana.

 

¿Lo han entendido? Si es así, les diré lo que respondió hace ya muchos años el exPresidente de la Fed Greenspan a una respuesta positiva a una pregunta similar: “entonces es que no me he explicado bien”.

 

Con todo, entenderán un poco mejor el intenso debate dentro de los bancos centrales. Ayer, en el caso del ECB, con una “mayoría abrumadora” a favor de las nuevas medidas expansivas.

Veremos.

 

José Luis Martínez Campuzano

Estratega de Citi en España