Sólo hace falta un pequeño vistazo a cómo está el mercado europeo por dentro para darnos cuenta de las piezas que se están colocando encima de la mesa por parte de los inversores.
 
En este momento la mayoría de los sectores europeos están en negativo y solamente tres están en positivo: los bancos mejorando 1,43%, las aseguradoras que hacen lo propio 0,22% y los servicios financieros +0,06%.
 
En la parte negativa, tenemos al de recursos básicos bajando -3,06%, al de petroleras bajando -2,23% y el de químicas -2,8%.
 
Tal como hemos comentado en multitud de ocasiones, una subida de la inflación provoca un encarecimiento del dólar y además un aumento de las perspectivas de las subidas de tipos de interés por parte de la Reserva Federal. Con esto encima de la mesa, tenemos que las utilities están muy dañadas en Estados Unidos y en Europa están bajando -0,93%, porque su dividendo tiene menos atractivo y el que puede aumentar los márgenes es el sector bancario, tal como paso ayer en Estados Unidos y en Europa, yo y vuelve a pasar otra vez en Europa.
 
Las aseguradoras, exactamente igual que los bancos, también pueden beneficiarse de esa subida de tipos de interés, lo que explica que hoy estén subiendo.
 
Otro sector que estaba a punto de pasar al alza es el de automoción y recambios, ya que un fuerte descenso del valor del euro mejora las exportaciones y es el factor positivo que se saca de este asunto, pero que en cierta manera es compensado con un posible crecimiento de los tipos de los préstamos que podrían hacer menos accesibles sus productos, por lo que más o menos se compensan el uno con el otro.
 
El sector químico está cayendo -2,75% porque se confirma ese movimiento corporativo que hace que una de las químicas más importantes de Alemania, Bayer, que cae -7,54%, haya puesto encima de la mesa una oferta por la norteamericana Monsanto para poder introducirse todavía más en el sector agroalimentario. El problema está en que el mercado descuenta esa operación pero hay muchas voces que piensan lo contrario, debido a que el gigante que se crea domina tanto esa parte del mercado que probablemente tenga unos requisitos por parte de las autoridades que quizá no estén dispuestos a aceptar.
 
Tal como comentamos, un aumento del precio del dólar encarece las materias primas y encima el yuan sigue debilitándose y las materias primas en la bolsa de China siguen cayendo, por lo que tiene bastantes factores en contra. Lo mismo pasa con las petroleras y el crudo.