Primero vamos con la inflación pura y dura. En el mes de abril tenemos una ligera aceleración pues pasamos de un descenso de -0,3% a un incremento de +0,1%, mejor de lo esperado que era quedar plano. Si observan el gráfico adjunto verán que el rebote que hemos tenido es pauta todos los años, por lo que de momento no hay problemas demasiado graves.



source: tradingeconomics.com

En la lectura interanual pasamos de una subida de 0,9% a uno del 1,2%, por encima del 1% esperado. Si miran el gráfico adjunto, aquí sí tenemos problemas pues el descenso ha sido muy notorio y coincide con esa relajación de los índices de directores de compra que tanto han preocupado.


source: tradingeconomics.com

Donde vienen los problemas, las preocupaciones de verdad, están en los precios de producción industrial. En el mes de abril tenemos un incremento del 6,4%, pero nos estamos relajando desde el 7,6% anterior y queda peor de lo esperado que era bajar hasta el 6,9%. Recuerden que la recuperación desde finales de 2015 fue uno de los puntos de apoyo para las materias primas y también para el súper sector de recursos básicos. Ver una desaceleración de estos precios que coincide con una desaceleración de los índices de directores de compra es lo que más preocupa porque habla de una de sales aceleración más amplia de la economía.


source: tradingeconomics.com