Hoy conocemos que la producción industrial de China mejora en abril +5,9%, lo que supone una mejora desde los 5,6% del mes pasado. Sin embargo, son cifras peores de lo esperado porque el +6% es lo que estaba en la mente de los operadores, pero bueno, no es tanta la diferencia.

Las ventas minoristas mejoran +10% con respecto al año pasado, ligeramente más bajo que la mejora del mes pasado del +10,2%, también peor de lo esperado que era +10,6%.

La inversión en activos fijos no rurales sube +12% con respecto al año pasado, también peor de lo esperado que era +13,5%, lo mismo que el período anterior.

Aquí el problema que tenemos es que si tenemos en cuenta que este año las previsiones de crecimiento son menores que las del año pasado, y si las estimaciones del mercado se están reduciendo… el hecho de que salgan peores de lo esperado es precisamente lo malo, que todo puede ser al final peor de lo esperado. El punto bueno es siempre el mismo, que hay espacio para que el Gobierno siga sosteniendo la economía.