Hoy es un día muy importante en los mercados por los datos que hemos conocido de China, no sólo por los propios datos, sino por el mes en el que aparecen.
 
Primero, China está de enhorabuena porque fue uno de los pocos países que tuvo un aumento de las perspectivas de crecimiento por parte del Fondo Monetario Internacional, por lo que uno de los problemas que ha generado el recelo de todo el mundo económico, está mejorando poquito a poquito. Bien es cierto que el crecimiento sigue mostrando que estamos en una especie de travesía en el desierto mientras tiene lugar el cambio de modelo económico en el país, pasando de las exportaciones a la innovación, que hace que siga abierta cierta cautela sobre toda la situación, pero la ilusión de mejora cuenta mucho en este caso.
 
Segundo, a comienzos del año siempre hay que tener cautela extra con los datos de China porque están bajo la influencia de la festividad del nuevo año lunar, en donde tiene lugar un aumento de la inflación por la subida de los precios de la comida y además una bajada de prácticamente cualquier otro dato macro económico del país por el parón de actividad, pues son unas fechas de cierre bastante extensas.
 
Pues bien, la balanza comercial de China en dólares del mes de marzo reduce el superávit a 29.860 millones de dólares, bajando desde los 32.590 anteriores y peor de lo esperado que era una bajada a 30.850. Sin embargo, las exportaciones se han disparado el 11,5%, mucho mejor de lo esperado que era un incremento del 2,5% y reduce en casi a la mitad la bajada del -25,4% del mes anterior. Las importaciones siguen en negativo, pero es que tenemos una bajada de enero del -7,6%, mucho mejor que el -10,2% esperado y que también muestran un frenazo con respecto al -13,8% anterior.
 
La mejora de las exportaciones es muy importante porque esta cifra suele tomarse como medida de la situación económica exterior, mientras las importaciones se toma como medida de la economía interior. Además, ver las exportaciones en positivo es algo que se vio por última vez en junio del año pasado nada menos.
 
Aunque parezca todo muy bonito, debemos volver a recordar lo de la festividad del nuevo año lunar, porque quizá el dato haya mejorado, pero que la influencia de la recuperación de actividad por la festividad del nuevo año lunar, está presente, así que todo el mundo está mirando el dato con mucha frialdad porque en realidad nadie sabe qué tanto por ciento de la mejora que hemos visto corresponde a la recuperación de la actividad, por lo que si pudiésemos tener cifras ajustadas estacionalmente, la mejora o bien no sería tanta, o seguiríamos ligeramente negativo, de ahí la frialdad de los analistas con la misma.
 
Intentando compensar la frialdad anterior, tenemos esa mejora de perspectivas de crecimiento del Fondo Monetario Internacional, y además la mejora de los PMI, junto con el incremento de casi el 9% de las ventas de coches en el país en el último mes, así que parece que ya son muchos puntos ligeramente positivos y el mercado está empezando a trazar una recta con pendiente ligeramente positiva y que es la que realmente está generando ilusión.
 
Tal como hemos colocado las piezas encima de la mesa con respecto a este dato, hay más expectación si cabe para conocer el dato del mes que viene, el que corresponde a abril, pues ya el efecto del nuevo año lunar será mucho menor, y si ahí las cifras siguen mejorando, entonces sí que puede levantar todavía más pasión.