El PMI de servicios no oficial de China, creado por Caixin, baja en febrero hasta de 51,2 desde el 52,4 anterior, peor de lo esperado que era subir a 52,6. La lectura es preocupante porque hemos visto que el sector de manufacturas tiene problemas y parece que la debilidad se esta contagiando al resto de la economía, algo que no pilla por sorpresa a nadie. Por lo menos la lectura sigue estando en expansión, aunque se va acercando poco a poco a la zona límite de contracción situado en los 50 puntos.
 
Recordemos que el cambio de modelo económico de China pasaba por cambiar de las manufacturas y sector inmobiliario a la innovación y servicios con fuerte consumo interno, por lo que este punto es importante que se mantenga siempre en expansión.